“Eres bronce en el que se refleja el sol”

(εἰς τηνδε ἡεμεραν)

Playa y humo. El rumor de las olas y él sosteniendo su espada en un puño.
Él lo miró e intentó sonreír. Apoyando su mano en la mejilla de Aquiles y la otra en la que sujetaba la espada, hizo que ésta relajara la tensión.
La espada cayó a la arena.

(εἰς τηνδε ἡεμεραν)

Pero ahora la mano pertenecía a un fantasma al que no podía aferrarse, besar, solo llorar, que se deshacía en humo ante un abrazo.
Aquiles, temblando, sentado sobre un peñasco, intentó sustituir la calidez de su compañero rodeándose de sus propios brazos.

Humo y playa. El dolor del silencio y delante de él la llamada en un mar de color de vino.

“Pagará el trueno”

Es la indiferencia en el amar y en el olvido, es el dejarse llevar. Nos dijeron que eso somo nosotros: niños que se creen adultos, centrados en sí mismos, protegidos por una bola de cristal. Pero el cristal es frágil y muerde cuando se rompe, muerde con dientes de furia y confusión, muerde haciendo sangre, penetrando pequeñas dagas a través de las heridas hasta el corazón, dejándonos tan fríos como Kai.

Es el temor a que tiren la primera piedra y no paren -el temor a que la vuelvan a lanzar. Nos dijeron que podríamos ser todo lo que quisiéramos, que tenemos todo lo que queremos a nuestro alcance -un click, el ruido de un cajero, los autobuses en la calle en su odisea urbana de siempre-llegar-a-casa, ciclo que se repite, ouróboros infinitito -ad infinitum. Pero que eso mismo nos hace débiles, que lo que ellos consiguieron lo estropeamos con nuestras canciones y nuestro orgullo. Ellos no eran así como somos nosotros, cada vez es más fácil, más fácil, más fácil

Que lo que hay en la mente es un mundo inventado. Que mentimos, mentimos mucho, demasiado. Que nuestras luchas son meros bullicios que los molestan a ellos -¿no vemos que intentan trabajar? Seguir con sus vidas, tranquilas, pacíficas. ¿Es que nunca aprenderemos?

Que no vivimos en la realidad, no estamos en lo que estamos, estamos ciego, estamos sordos, bebemos demasiado, nos drogamos.

Y a la vez es cierto. Y a la vez no.

Es la desesperación en el amar y en el olvido, comprender que el mundo es tan complejo que nunca lo entenderemos. Estar seguros de la diversidad de sueños y las personas que nunca fueron las mismas, no a los mismos ojos, no a los mismos cristales. Es el mar impetuoso -nunca más cerca, pero por ello duele más lo que está lejos. Es el cielo tormentoso -nunca tan a punto de tocar el cielo, pero no si eres alguien mundano. Es el fuego que quebranta los huesos -nuestros huesos débiles de haber sido reemplazados por cables y conexiones, sueños de mente, sueños de ir a un cuerpo que no es este.

Todo es cierto y a la vez no. ¿Qué es un absoluto en la mente de Dios, un dios? ¿Qué es eso que aparece en la mente de un Dios? ¿La medida de todas las cosas es el humano o es que no sabemos medir más allá de nosotros mismos? La herencia genética y el talento inherente a cada uno, siempre oculto y siempre denegado.

Nos dijeron muchas palabras, me han dicho de todo. Pero ya no me acuerdo. No soy tonta, aunque podría decirse -¿qué es eso de ser tonta? ¿Qué es no serlo?-, simplemente estoy cansada de escuchar, de los remiendos, del dolor y de los gritos. Estoy cansada y no quiero escuchar, no quiero escuchar porque nunca escuchan ellos.

Es la desesperación, sí, de la incomunicación entre todos. Pequeños microcosmos encerrados en nosotros mismos, aire pesado de por medio. Pequeños microcosmos como caleidoscopios rotos, la arena de sus figuras multicolor cayendo con el tiempo, relojes que desaparecen en el infinito.

Es el amor, sí, pero sin saber distinguirlo. Una flor que quiere desaparecer y ser hierba, ser fruto, condenada a ser hermosa y servir su belleza a la contemplación, hasta que sus hojas se marchiten y su olor se pudra. Un corazón que bombea la sangre, que bombea a uno mismo para el cerebro se lanza a la pasión, olvidando sus funciones, infarto en el miocardio.

Es el olvido, sí, pero no de la fama, sino de uno mismo. El olvido de qué se fue y qué será, el olvido de la certeza, de la brisa y la sonrisa, el olvido de un latido, un olor, una voz, una caricia. El uno mismo que desaparece cuando afluyen muchos mismos de otros distintos, que ríen y lloran como uno mismo pero no son el uno mismo, tanta luz y tanta farola pero tan pocas estrellas que solo queda la luna.

Son los sentidos y la inmensidad del mundo, apaleándonos una y otra vez con su complejidad, con todas las sensaciones a la vez, dejándonos el “yo” dormido. Frío.

No such thing as “normal”

days like crazy paving

Let me tell you something about normality.

Normal is a construct invented by the privileged to pathologise non-conformity. Normal is a reason to keep you out of a space because you’re too brown, too female, too queer, too trans, not binary enough, not able-bodied enough, not rich enough, not connected enough for the dominant class’ tastes. Normal is why women earn less, why non-whites are relegated to poorer neighbourhoods, why queer and trans people are targets of violent crime, why disabled people are stigmatised and looked down on and shunned, why sex workers aren’t allowed the agency to run their own lives.

Most of all, normal is a lie.

I am not normal. I am too brown and too female (and femme) and too mentally ill and too queer to be normal. Most of the people I know aren’t normal. And every time one of us tries – usually so that we…

Ver la entrada original 926 palabras más

Falsos mitos sobre gays y lesbianas

De Aquí al Pans | LGTB

IMG_9442
Hoy os queremos hablar sobre esos falsos mitos arrojados sobre la comunidad LGTB, así porque sí y sin consultarnos antes. Son muchos y somos conscientes de ellos, pero tenemos 6 que para nosotras son los básicos, los que a día de hoy aún podemos escuchar y que seguro, escucharemos durante más tiempo, porque queramos o no, aquello que se difunde de manera social, lo que se suele llamar la cultura social, es muy difícil desmentirlo y menos cuando podemos encontrar tanta homofobia en las calles.

Ver la entrada original 601 palabras más

Walls & Keys

InkBlots and IceBergs

“Her heart is a secret garden and the walls are very high.” – Author Unknown

It’s a tragedy, really. The way we build walls we ourselves cannot get past. How we would rather walk the predictable plateau of emptiness than dare ride the valley’s highs and lows; how we won’t even hope to soak the sun’s warm radiance at the peaks if it involves the slightest risk of plunging in the shadows’ cold darkness at the dips. How we burn bridges and mourn at the ashes. The way we daily put on our masks and expect the world to understand and accept who we truly are.

“Having perfected our disguise, we spend the rest of our lives searching for someone we don’t fool.” ― Robert Brault

They say opening your heart is always difficult, always a risk because “love and rejection get in the same way.

Ver la entrada original 746 palabras más

“Why Won’t You Educate Me About Feminism?”

The Belle Jar

He doesn’t hate women.

Above and beyond everything else, he wants you to know this: he does not hate women.

He has two daughters, for god’s sake, and a wife that he adores beyond anything else, and a sister that he texts every day and a mother who is the strongest person that he’s ever known – yes, stronger than any of the men he’s met. So don’t think that this is because he hates women.

If anything, his real problem is loving women too much.

See, he just wants his daughters to grow up safe and happy. And to be honest, some of the things that you’re saying – that these feminists are saying – are troubling to him.

He just wants to have a sort of academic chat. Peer to peer. Grownup to grownup. That’s all. He’s not saying you’re wrong – not by a long shot! He…

Ver la entrada original 1.270 palabras más

Muslim, queer, feminist: it’s as complicated as it sounds.

days like crazy paving

There are three aspects of my identity that really can’t be untangled from each other:

I am a queer woman.

I am a feminist.

And I believe that there is no god but Allah, and that Muhammad is Allah’s messenger.

Yeah, it’s the third one that usually gets the record-scratch reaction.

I was raised Muslim, but in my teens, I became severely disillusioned with the faith. Having finished reading the Qur’an in English for the first time, I started to fully appreciate just how easy it was for people to twist and re-interpret the book to serve their own needs. I realised my father had been doing that to me for years, with his rules that he swore came “from God” and his restrictions on my behaviour that were all part of me being a good Muslim girl. Cover yourself so men don’t stare at you; do not draw attention…

Ver la entrada original 1.552 palabras más